Uncategorized

ACEPTA EL “YIN” QUE HAY EN TI

La falta de algo es indicativo de que ese algo existe. Si no tuviéramos hambre, no hubiera comida, si no sintiéramos tristeza no sabríamos que es la felicidad, por ello si no existiera la oscuridad no conoceríamos lo que es la luz.

Los seres humanos somos seres duales, esa dualidad está muy bien explicada y plasmada gráficamente por los taoístas con el símbolo del Yin y el Yan, que es representado con un círculo divido por la mitad con una parte negra (oscuridad) y otra blanca al lado derecho (luz).

Se dice que por naturaleza somos seres de luz que venimos a buscar el estado más evolucionado de conciencia, sin embargo para poder vivir dicha luz e iluminación debemos aceptar nuestra parte más Yin. Cuando me refiero a la parte Yin es la oscuridad que reside dentro de nosotros, lo que desde muy pequeños nos suelen decir que es malo: el enfado, la tristeza, la rabia, la ira, etc. Sin embargo esto son solo emociones que todos los seremos humanos vivimos en algún momento de nuestra vida y ello no nos hace mejores ni peores, sencillamente nos hace eso, humanos.

Desde mi experiencia  uno de los pasos más grandes que di en mi evolución personal fue aceptar el Yin que hay en mí. Quitar la connotación negativa a los sentimientos y actitudes que se han visto como malos y por el contrario ser conscientes de ellos y experimentarlos. El truco está en no identificarse con ellos.

Las lecciones más grandes de mi vida las he vivido bajo la sombra, cuanta más luz me faltaba era cuando más ganas tenía de buscarla. La culpa y el sentimiento que conllevaba me perseguían constantemente, hasta que aprendí a cambiar dicha culpa por una palabra que representa mucho más: responsabilidad.

Mi consejo: Acepta tu estado, tus acciones, tus emociones y hazte responsable de ello. Busca una manera de modificar los comportamientos que surjan de tus emociones “más oscuras” para que seas capaz de  convertir un mar embravecido en una pequeña ola que llegue a la orilla y una vez  toque la arena se disuelva. No te sientas mal por el Yin que hay en ti, conviértelo en una experiencia de vida, siempre sin dañar a los de más. Olvídate de la culpa, vuélvete responsable y así esos momentos de oscuridad serán menos frecuentes, convirtiéndote en lo que realmente eres, un ser brillante, un ser de luz.

Recuerda siempre que Creer es Crear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *